Income Mood home
Desde que los malos vientos económicos empezaron a soplar y a derrumbar casas, hay un par de secciones que han alcanzado una notoriedad sorprendente en los informativos españoles. Uno es el espacio metereológico y el otro, el seguimiento de la bolsa.

Los espectadores han ido asumiendo la presencia de esta última, y pese a la falta de conocimiento de la mayoría con respecto a los códigos que determinan el funcionamiento del mercado de valores, un objetivo ha sido alcanzado ya: transmitir a la población que la bolsa es un termómetro objetivo de la situación económica, y por ende, social.

La bolsa se retuerce, amilana, infla el pecho, avanza con euforia, retrocede. Tiene la vida de las intenciones y objetivos de quienes especulan en ella, y estos pueden no tener absolutamente nada que ver con el beneficio de la población.

Las transacciones realizadas y la alteración en las cotizaciones influyen directamente en la actividad mental del hipotético protagonista de la obra. Pautan a tiempo real su estado de ánimo y la generación de las expresiones personales continuas que acompañan a este, mediante las que se va tejiendo un retrato dinámico, inestable y contínuamente cambiante.

Se cristaliza una relación entre el neomercantilismo, las políticas practicadas y la implicación de estas en la esfera personal. Una línea trazada entre la precariedad sistematizada y su enraizado en lo íntimo.
· Instalación monocanal
· Monitorización de actividad bursátil a tiempo real
· Literatura algorítmica

 

esp
eng